Más se perdió en Cuba

1997

De Agustín Iglesias.

Por azar o por burla, Cascorro y Trinidad son contratados por dos pesetas y se ven pisando, por primera vez, las tablas de un teatro donde ponen en juego su oficio de calle y plaza intentando no desmerecer con su presencia en el sacrosanto templo de Talía.

Nuestros cómicos despliegan todo su repertorio musical hilvanando coplas, habaneras, entremeses y mojigangas, acompañados por la guitarra de Bombita, la voz de Trini y los números cómicos de Cascorro en torno a la guerra de Cuba, el fin de un siglo y el recibimiento de otro que comienza.

Esta es la historia de Cascorro, que nunca terminó de volver de Cuba, de Trinidad Tenagillo, que siempre soñó con una noche de éxito, del maletilla anarquista Bombita, y de los hombres y mujeres de ultramar que nos legaron lo poco o mucho que ahora somos.

FOTOGRAFÍAS

CARTELES