Mojigangas y Zangarrones

2001

De Agustín Iglesias.

Un espectáculo carnavalesco, una fiesta callejera. Por un lado, se recuperaba la figura del zangarrón perteneciente al folclore popular de origen pagano del norte de España que aún se mantiene vivo en numerosos pueblos. Por otro lado, se recuperaba los personajes de la Corte barroca de Céfalo y Pocris, rebautizados como la Corte del rey Tinaja.

Su estructura dramática para la calle se entroncaba en la vieja tradición del triunfo, juicio, muerte y resurrección del Carnaval que tan vivo se encuentra en el Arcipreste de Hita, las églogas de Antruejo de Juan de la Encina, las fiestas catalanas del Pau-Pí de Lérida o los Entroidos gallegos.

El desfile barroco de la mojiganga del rey Tinaja enfrentado a las hordas primitivas de los Zangarrones, espíritus de la montaña. Combate de lechugas y hortalizas que finaliza con el gran Padre Cerdo ascendiendo a los cielos en un globo aerostático de helio.

FOTOGRAFÍAS

CARTELES

DISEÑOS